Entendemos el proyecto como el proceso que nos conduce a una solución específica, con la que damos una respuesta satisfactoria al conjunto de premisas que nuestro cliente nos plantea.

Dicha solución tiene que atender satisfactoriamente a criterios de funcionalidad y confortabilidad, pero además tiene que estar dotada de una geometría clara y coherente, que transmita una intencionalidad y que permita a los materiales y a la iluminación manifestar toda su capacidad expresiva y su sensualidad.

Los espacios resultantes tienen que ser cómplices de la actividad que se va a desarrollar en ellos, provocando discretamente sensaciones que nos conduzcan al placer de habitarlos.

Dentro de estos espacios, creemos que el mobiliario se tiene que comportar como una prolongación de la arquitectura interior, conformando una armonía de la que también formarán parte la totalidad de los complementos.

ESP | ENG